Thanks walkingdoll for the image

lunes, 4 de junio de 2007

Mar adentro (Ramón Sampedro)

Mar adentro, mar adentro,
y en la ingravidez del fondo
donde se cumplen los sueños,
se juntan dos voluntades
para cumplir un deseo.

Un beso enciende la vida
con un relámpago y un trueno,
y en una metamorfosis
mi cuerpo no es ya mi cuerpo;
es como penetrar al centro del universo:

El abrazo más pueril,
y el más puro de los besos,
hasta vernos reducidos
en un único deseo:

Tu mirada y mi mirada
como un eco repitiendo, sin palabras:
más adentro, más adentro,
hasta el más allá del todo
por la sangre y por los huesos.

Pero me despierto siempre
y siempre quiero estar muerto
para seguir con mi boca
enredada en tus cabellos.

1 comentario:

ViHima dijo...

Hermoso este poema de Sampedro, aun no me atreví a ver la película, sé que tiene que impactar.
Amar más allá del cuerpo, de nuestra propia consistencia, desear vivir en el mundo de los sueños cuando la realidad se vuelve imposible, tu cuerpo, como una carcel de carne... sin tregua... da vértigo.

Por cierto, a mí me gustaría también leer algo tuyo, a ver si nos animamos! :)