Thanks walkingdoll for the image

martes, 11 de marzo de 2008

La alondra - Haiku




En la inmensidad de un cielo
sin sombras ni recovecos
se esconde la alondra

Una de las cosas que me gusta sobre la poesía y sobre escribir en general algo con toque abstracto, es que tiende a tener varias interpretaciones según tantas cabezas haya en el mundo, pienso que, mientras más grande sea un poema más dificil será de ser interpretado de varias maneras, es algo así como cuando una madre le da varias prohibiciones a su hija antes de salir con sus amigos: Llegas antes de las 10, no tomes, no fumes, no te regreses sola, llamame cuando llegues, llamame cuando te vayas a regresar, no apagues tu celular, ¿con quienes vas?, no vayas con él, ya te dije que no me agrada ese muchacho, entre otras. Mientras más hable y hable la señora más restricciones tendrá la niña y su día de fiesta se convertirá en una verdadera tontería, claro está que la niña siempre puede escoger desobedecer a su madre, ya sea en todas o en algunas de sus restricciones para equilibrar el asunto. Bueno, lo mismo pasa con los poemas mientras más y más crecen.

Un Haiku es un poema corto japonés como el que he puesto arriba y una de las tantas cosas que me encantan de ellos es su moldeabilidad hacia el significado, resulta increíble que tan pocas palabras (en japonés son normalmente 17 silabas) puedan abarcar tanto.

Me he vuelto un admirador reciente de los Haikus y con la ayuda de los comentarios y la traducción de Vicente Haya en su libro Haiku-do escojo este Haiku hermoso para dar un ejemplo de su poder oculto.

¿Qué significa este haiku?

Muchas veces en un Haiku nos tenemos que convertir en el sujeto de la acción o tenemos que hacer preguntas, según sea nuestra manera de penetrar en las lineas, que para mi son como el telón de un teatro en una función todavía desconocida, podemos interpretar de la forma que queramos, he ahí la gran libertad que nos da el arte; el de ver las cosas no necesariamente con los ojos de los demás.

Podemos ver a la Alondra, nos la imaginamos volando sobre un cielo grandisimo, "sin sombras ni recovecos" que a su vez nos podría estar diciendo que es un cielo despejado sin nubes, un cielo puro de azúl solamente, como prender la luz sin que haya sombras, entonces, ¿cómo es que una Alondra puede esconderse? Se puede entender que está volando, porque si no, entonces el autor hubiera elegido cualquier otra criatura, pero escogió un ave y eso es importante, pero dice con firmeza que la Alondra se esconde, aún cuando la lógica nos diga que no puede hacerlo, este Haiku se trata precisamente de eso: de esconderse en la imposibilidad misma de hacerlo. Y ya sea apoyándose en la filosofía o en la psicología, podemos decir que esta Alondra utiliza como técnica para esconderse la misma manifestación en sí, algo como "si quieres esconderle algo a alguien, colocalo frente a su naríz y no lo verá", este haiku nos puede enseñar también nuestra incapacidad de ver la solución de nuestros problemas por estar tan cerca de ellos o de no ver la respuesta por ser absurdamente sencilla, quizá también otra manera de expresarnos sería que la venda que comunmente tenemos sobre los ojos no tiene nada que ver con la realidad sino con nosotros mismos...

1 comentario:

Nisagié dijo...

A ver, a ver...

Acepto tu punto, tu interpretación.

Y maldigo mi memoria de Lemur, porque antes de leer tu interpretación tenía un punto muy bueno que se me ha olvidado... debo de alejarme un poco, se me pega lo olvidadizo.

Vale, que luego me acuerdo.

Küsse!!